artículos

La voz narrativa: el estilo propio

Publicado el

Todos los escritores quieren tener su voz propia, un estilo narrativo que lo diferencie del resto de escritores y que llame la atención de sus lectores, que capte su atención. De ahí la importancia de poseer esa voz narrativa propia. Ahora, ¿cómo se consigue?

Para empezar, que conste que no es sencillo. Porque una voz narrativa propia es cuestión de trabajo, de mucho trabajo; de horas y horas delante de la hoja de papel. Pero, ¿tan importante es tenerla?

Mucho. No se trata de conseguir más o menos lectores -lo que llegará con el tiempo-, sino de crear tu propio estilo, esa voz narrativa que te diferencie del resto de escritores. Que es vital, porque cuanto más te diferencies, más fácil le será al lector diferenciarte en cuanto comiencen a leer cualquiera de tus obras.

Y es que la voz narrativa es tu sello personal, lo que te identifica. Por eso, el consejo que te damos es que practiques una determinada manera de escribir, una que te guste. No, no se trata de que innoves -ya sabes, hay que seguir la regla sujeto más verbo más predicado-, sino de que juegues con el idioma, con las palabras.

Así, igual que creas tramas, que diseñas personajes, trata de perfilar tu manera de contar tu historia. Sí, sabemos que es difícil; incluso hay escritores que no lo consiguen a lo largo de su carrera. Pero los que lo consiguen se sienten satisfechos. Y no es para menos: un sello personal convierte al escritor en alguien inconfundible.

En definitiva, prueba, escribe, ensaya, corrige, borra y vuelve a corregir. Así es como se consigue crear ese estilo propio, esa voz narrativa que te convierte en un escritor distinto. ¿Te animas a probar y conseguir tu propia voz narrativa? Sabemos que es algo largo, duro y complicado. Pero los resultados son infinitamente agradables.

¿Pruebas?

Deja un comentario