Enter your keyword

Rukeli, el boxeador gitano que desafío al Tercer Reich

Beautifully suited for all your web-based needs

Rukeli, el boxeador gitano que desafío al Tercer Reich

Rukeli, el boxeador gitano que desafío al Tercer Reich

Era gitano, boxeador y tenía ante sí una prometedora carrera. Pero llegó Hitler al poder. Y lo que pudo ser se esfumó para convertirse en la peor pesadilla que pueda padecer el ser humano.
Los que le vieron pelear cuentan maravillas de él. Se llamaba Johann Trollmann y era boxeador. Y de etnia gitana. Pertenecía a una familia que abandonó el nomadismo para asentar sus reales en Hannover.
Y allí fue donde creció Rukeli -árbol joven en la lengua de los gitanos centroeuropeos-, y también donde empezó a boxear de la mano de un entrenador judío llamado Erich Seelig. Éste vio el potencial de su nuevo pupilo, un diamante que pulió con primor para empezar a ganar campeonato tras campeonato en el ring.
Cuatro campeonatos regionales, la participación en los nacionales, una selección para los Juegos Olímpicos de Estocolmo de 1928… A los que no acudió por ser lo que era. La excusa que se le dio -su estilo de boxeo no era suficientemente alemán- fue tan extraña como la elección de su sustituto: un boxeador de Hamburgo al que Rukeli ya envió previamente a la lona.
Pero nada iba a detenerle, y en 1929 llegó a Berlín con la intención de convertirse en boxeador profesional. Destacaba, llamaba la atención. Ganaba. A pesar de su escasa corpulencia, su velocidad en el ring y un juego de piernas envidiable le permitieron competir contra semipesados y derrotar a auténticos matones.
En 1933, con una fama ganada a pulso, se presentó al título alemán. Su rival: Adolf Witt. En los tres combates anteriores, cada uno gano uno y empataron el tercero. Y las mujeres le adoraban: su aspecto racial las volvía locas. Hitler ya era el amo de Alemania y también tenía favorito para ganar el título: Wittman. Rukeli lo destrozó en el combate, que el jurado dio como nulo. El escándalo fue tan grande que, finalmente, se le dio ganador. Lloró de emoción.
Pero Hitler se la tenía jurada… Y fue a por él.
Manuel Úbeda Flores recrea la vida de este boxeador con una novela magistralmente narrada y mucho mejor documentada.

No Comments

Post a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies